lunes, 30 de abril de 2018

Camino del Cid por Guadalajara

Con lanzas y con espadas hemos de resistir si no en esta dura tierra no podríamos vivir

Cantar del Mio Cid

Tierras duras de gentes nobles. Esto lo supo mejor que nadie Rodrigo Díaz de Vivar, El Cid Campeador, que recorrió estos parajes en sus innumerables correrías y dejó vestigios, historias y leyendas que nosotros ahora podemos recordar al pie de donde se produjeron. El Camino del Cid en esta provincia recorre algo más de 300 kilómetros por carreteras ideales para ir en moto que nos permiten conocer enclaves llenos de historia y atravesar parajes naturales de una belleza sin igual, recordando la legendaria andadura que un día hace muchos siglos realizó el Cid.

Partimos de la ciudad de Guadalajara, desconocida y tranquila que encierra el encanto de las ciudades sencillas y agradables de visitar y cómodas para vivir. Un paseo por sus calles descubre la perfecta armonía de la ciudad moderna que en absoluto rivaliza con su rico legado histórico. Destaca el Palacio del Infantado, su monumento más emblemático.

Homenaje al Comendador

Palacio del Infantado
Aquí comienza lo que se conoce como ramal de Álvar Fáñez, en honor al lugarteniente del Cid que con poco más de 200 hombres saqueó la ribera del Henares para abastecer a las tropas de su señor.

Salimos a la atestada A2 para dejarla inmediatamente por la CM-1003 que nos conduce hasta nuestro primer destino del día, Tórtola de Henares. Primera parada y primer sello en el pasaporte. En el ayuntamiento la atención es exquisita y me comentan las bondades de un pueblo que se ve sumamente arreglado y coqueto.

Continuamos camino hacia Torre del Burgo por la misma CM-1003 que no abandonaremos en muchos kilómetros. La siguiente parada la hacemos en Hita. La visita a la patria chica del Arcipreste es obligada y bien merece la pena. La oficina de turismo está cerrada, así que nos sellan el pasaporte en el ayuntamiento.


Desde la casa del Arcipreste

Monumento

Plaza de Hita con el pórtico de entrada

Plaza de Hita
Atravesamos las poblaciones de Padilla de Hita y Miralrío, antes de llegar a Jadraque. Este tramo se conoce como Tierras de Frontera. La carretera que nos acerca discurre por la parte alta de una meseta que cae en picado hasta una fértil llanura que se divisa en la parte baja. Las curvas cerradas hacen de este tramo una diversión para ir en moto. Nos recibe el imponente castillo del Cid, a las afueras de Jadraque. Aquí conseguimos un sello más en el salvoconducto.
Camino a Jadraque

Castillo del Cid


Casa de Iván Arias de Saavedra
Plaza de Jadraque
Seguimos la ruta por Bujalaro, Matillas y Mandayona, donde tomamos la CM-1101 para dirigirnos a Sigüenza. Esta es otra de las grandes joyas de la ruta, en la que destaca su imponente castillo convertido en Parador de Turismo y la Catedral. En su oficina de turismo nos sellan el pasaporte y nos regalan un pin conmemorativo del Camino del Cid de recuerdo.

Catedral de Sigüenza
Chapas del Camino del Cid
La N-211 desde Alcolea del Pinar nos lleva hacia Aragón, aunque antes hemos de desviarnos para visitar Anguita y Luzón, dos pueblos de la ruta a los que se llega por carreteras estrechas y despobladas y paisajes armoniosos. Atravesamos por la GU-936, GU-937 y la GU-947 que nos devuelve de nuevo a la N-211. Es una delicia conducir por aquí entre la soledad de estos rincones milenarios.

Antes de llegar a Molina de Aragón, visitamos Corduente y su impresionante castillo. En este tramo la carretera CM-2015 se presenta muy rota y bacheada con zonas de mucha gravilla suelta. Compensan los bosques inmensos de pinos que nos rodean y que parecen no tener fin.
De camino a Corduente

Inmensos pinares
La siguiente parada es otra de las grandes ciudades de este viaje, Molina de Aragón. Su historia es amplia como atestigua su magestuoso castillo que preside la villa desde muchos kilómetros a la redonda. No en vano aquí habitó María Alfonso de Meneses, señora de Molina y reina consorte de Castilla al casar con Sancho IV. Nuevo sello en la oficina de turismo y a seguir la ruta.

La nueva parada es en el Pobo de Dueñas, donde el amable dueño de la casa rural La Dueña nos sella el salvoconducto y se interesa por nuestro viaje. El día sigue amenazando lluvía, cada vez con más intensidad, así que no paramos mucho rato y arrancamos pronto la moto.

Ayuntamiento de El Pobo de Dueñas

Parada en Monreal del Campo con la oficina de turismo ya cerrada, así que nos quedamos sin sello en el salvoconducto. A cambio nos desquitamos con un buen almuerzo en el restaurante El Botero para reponer fuerzas  y acabar el viaje.  

martes, 10 de abril de 2018

En busca del Norte, de Sergio Morchón

Cabo Norte, Nordkapp, North Cape... da igual como lo llamemos. Y da igual que conozcamos sus coordenadas geográficas exactas: 71º10'21"N 25º47'41"E. El magnetismo que este lugar ejerce sobre todo motero es incuestionable. Representa la oportunidad de un gran viaje en moto asequible para cualquiera. No hace falta una gran moto superequipada ni superpotente, ni ser un aventurero desaforado y sin compromisos en la tierra que se deja. Ni hay que abandonar a la familia y amigos durante meses y meses. Solo hace falta ser motero y tener ganas de ir a conocer tierras, lugares y gentes que finalizan en una bola de metal mágica y atrayente. Y, claro, invertir las vacaciones en subir a la moto y no parar hasta llegar y volver.
Magnética visión de la bola del mundo
El libro de Sergio Morchón, espléndidamente prologado por Fabián C. Barrio, lo que pretende es quitar el miedo a lo desconocido y animarnos a organizar un viaje en moto que se encuentra dentro de nuestras posibilidades. Para ello nada mejor que contar su propia experiencia de motero habitual que da el salto a cumplir su sueño y realiza este maravilloso viaje en el verano de 2010. Y desde luego lo consigue con creces. Destacando además que su viaje lo hizo en solitario, aunque aquí creo que con compañía siempre será un viaje más agradable. Pero desde luego no contar con ella no debe ser un impedimento.

La moto que utilizó fue una BMW F800GS en la versión del 2008. Una buena moto pero sin nada que la haga especial para este viaje. Como dice Sergio, a Cabo Norte se puede ir con cualquier moto. Y así lo demuestran experiencias de moteros que han ido en scooter, deportivas, motos de 125cc, sidecars,...
 
Entrada a Cabo Norte
El libro se divide en dos partes bien diferenciadas, la primera parte que se llama El Viaje y una segunda parte que el autor denomina La Guía.

En la primera parte del libro va narrando el día a día de su viaje, sus impresiones y las anécdotas que le van ocurriendo. Lo que siente en cada momento y como actúa ante los imprevistos. Nos cuenta su impresiones sobre los hoteles donde se aloja, la comida que prueba o el trato que recibe de los lugareños. Esta parte la organiza de la manera más lógica, es decir, por etapas. Al llegar cada noche a su destino escribía la crónica en el blog personal The Long Way North de donde saca la mayor parte de la información del libro. Es más, aunque viene ilustrado con algunas fotos, la mayoría de ellas pueden verse en el blog mencionado.

Había estado en lugares remotos, había ido más allá de mi zona de confort y ahora estaba volviendo. 
El autor del libro en Cabo Norte
En la segunda parte del libro, La Guía, el autor va haciendo una enumeración práctica de cada etapa, donde incluye mapa de la ruta (hay un código QR donde descargar el track), kilometraje recorrido, consumo de la moto, horas de viaje y una pequeña reseña de los sitios más interesantes para visitar durante la etapa. Esta última reseña es muy personal y así lo advierte el autor, pero puede servir para dar ideas a los futuros viajeros.

Finalmente el libro acaba con varios apartados que incluyen gastos totales del viaje, consejos sobre el equipaje, la moto y los accesorios necesarios y consejos generales para viajar en moto.

En resumen, un ameno libro que narra los 14.400 kilómetros de ruta en 25 días de viaje que ponen los dientes largos a cualquiera que le gusten las motos.


Ahora que el viaje termina me invade la calma
M-Clan

domingo, 18 de febrero de 2018

Ruta por Morella y Motoalmuerzo Solidario


El Club Motociclista Alcañiz junto con el club Harley-Davidson de Alcañiz organizaban para la mañana del domingo 18 de febrero un motoalmuerzo con carácter solidario, a favor de la asociación de familiares de enfermos de Alzehimer del Bajo Aragón (AFEDABA). Una iniciativa más que loable en la que todo motero que se precie debería participar. El evento estaba además amenizado por música en directo a cargo de un afamado grupo aragonés, The Corrigans. Así que junto a Víctor planeamos una ruta a primera hora de la mañana para acabar en el recinto ferial de Alcañiz donde se celebraba el evento.


Salimos de Alcañiz con una agradable temperatura y el día soleado. Nos encaminamos hacia Monroyo por la N-232 y poco a poco comienza a bajar la temperatura y a nublarse el cielo de una manera que a ratos amenazaba lluvia. Llegados al alto de Torre Miró el frío se hace intenso y comenzamos a ver la nieve que se sigue conservando en todas las zonas más umbrías de las laderas y las cunetas a pesar de que hace ya más de una semana que cayó una copiosa nevada.

Tiendas de material HD


Motos de todo tipo en el parking

Llegamos a Morella contemplando su castillo dominando las alturas, vista que siempre resulta espectacular por muchas veces que la hayas contemplado. Y tomando la CV-14 nos dirigimos hacia Palanques y Zorita del Maestrazgo. Este trozo hasta Aguaviva es muy entretenido por sus curvas, paisajes y la casi total ausencia de tráfico un domingo por la mañana.

Ya en Aguaviva y habiendo abandonado la Comunidad Valenciana para adentrarnos en la comunidad aragonesa, decidimos tomar el más entretenido trayecto de vuelta a Alcañiz por la A-1409 que nos lleva a atravesar los pueblos de La Ginebrosa y La Cañada de Verich. Aunque aquí el asfalto está en peores condiciones y las zonas umbrías se presentaban húmedas, el cercano río Bergantes deja imágenes espectaculares.

El almuerzo no defrauda
Un momento del almuerzo

 











Continuamos camino pasando por Torrevelilla y Castelserás para acabar en el recinto ferial de Alcañiz donde se celebra el motoalmuerzo con un ambiente espectacular y un montón de caras conocidas y otras no tanto. Hay moteros de todas partes de la comunidad. En el parking se pueden admirar monturas de todo tipo, edad y condición: deprotivas, trail grandes y pequeñas, más de una clásica, triciclos, scooters,...


Motoalmuerzo en la prensa local
En total 144 km de entretenida ruta en algo más de dos horas para abrir boca y ganarnos el almuerzo prometido.

lunes, 20 de noviembre de 2017

Campeonato de España de Trial en Valderrobres

Los días 18 y 19 de noviembre se celebraba en Valderrobres la última cita del Campeonato de España de Trial, con la presencia de los grandes campeones del panorama nacional y mundial Toni Bou, Adam Raga, Albert Cabestany y Jeroni Fajardo, con lo que el espectáculo estaba asegurado. Esto nos da una idea de la magnitud y la afición que hay a esta disciplina del motociclismo en estas tierras del Matarraña apoyados por la gran labor del Club Trial Matarraña. Y como no podíamos perder una oportunidad como esta, acompañados de un día magnífico, para allá que nos vamos Víctor y yo en nuestra salida dominical, animados, todo hay que decirlo, por Joaquín que se encontraba entre los miembros de la organización como comisario técnico.


Nunca había estado en un prueba de trial. Solo conocía los macroeventos que se celebran en estadios cerrados con música, gradas llenas, juagos de luces y demás. Pero aquí no hay gradas ni público apelotonado en un sitio concreto, ni gradas ni música; pero si espectáculo. Con tu moto y pagando solo 5€ puedes acceder a la parte del circuito que quieras o puedas y pararte a ver la zona que te parezca más interesante. Eso si, hay que ir con cuidado porque espectadores y motoristas se cruzan por caminos no siempre en buen estado y a mucha velocidad. Siguiendo el sentido que llevaban los participantes entramos con las motos hasta la primera zona (con nuestra motos tampoco podríamos haber ido mucho más allá).

Plano del circuito
Comprobamos la enorme habilidad que tienen estos chicos y chicas para subir por lugares que parecen imposibles. En las fotos y vídeo queda buena representación gráfica de lo que digo. También presenciamos alguna caída pero sin mayores consecuencias que el orgullo herido del participante. Por esta primera zona comenzaban a transitar los primeros de la clasificación que son los últimos en tomar la salida.

Zona 1

En plena acción
Plaza de Valderrobres

Zona de la plaza

Zona 7
Desde allí decidimos ir a la plaza, donde había instalada una zona cerrada con diversos obstáculos graduados en dificultad. Dependiendo de la categoría los participantes realizaban uno u otro circuito. En la plaza había mucha animación y los bares cercanos con los veladores a tope de gente ayudaban a ello.


Aún subimos a la zona que había por encima del castillo de Valderrobres donde había una pared de piedra por la que debían subir los participantes más avezados que era sencillamente espectacular. Finalmente la hora de comer se echaba encima y tuvimos que volvernos sin ver a los favoritos en la exhibición que ofrecieron en el circuito de la plaza.

En el apartado deportivo Toni Bou se hacía con la victoria en Valderrobres y después de ganar seis de las siete pruebas disputadas se erigía también como campeón de España de trial una vez más.

Foto cortesía de AS

domingo, 1 de octubre de 2017

MotoGP 2017 en Motorland. Alcañiz

Un año más el gran espectáculo de las motos hacía su parada anual en el circuito de Motorland en Alcañiz. Las motos Honda partían como favoritas en un circuito que nunca se les ha dado del todo mal y solo las inclemencias del tiempo han podido variar un guión que parecía repetirse año tras año. La acción comenzaba el jueves con el pin-walk en el que poder ver de cerca a los pilotos y hacerse fotos con ellos. Como siempre, el paddock estaba muy animado y los pilotos de motoGP punteros eran los más demandados por los fans.

El viernes comenzaron los entrenamientos oficiales con un tiempo algo desapacible y amenazando lluvia.



Y el sábado comenzaba lo bueno: las calificaciones.  Aquí no hubo muchas sorpresas y lo más destacado fue el gran dominio de Jorge Martín en Moto3 y la sexta posición de Joan Mir después de algunos problemas con su moto. En Moto2 Oliveira, Passini, Márquez y Morbidelli se clasificaban por ese orden con una décima de diferencia. Y en MotoGP Viñales y Lorenzo mandaban en la calificación con las Honda algo retrasadas en 5ª y 6ª posición.


Finalmente llegaban las carreras del domingo. El día se presentaba muy agradable y salimos de casa con el tiempo justo para llegar a ver la primera carrera del día, la de la categoría de moto3. La diversión comenzaba con unas gradas todavía con algunos huecos que poco a poco se irían cubriendo. 

En el aspecto deportivo, y a pesar de que Jorge Martín partía como favorito para alzarse con la victoria,  Joan Mir seguía en su línea y volvía a subir a lo más alto del podio en un apretado final con Giannantonio y Bastanini. Jorge Martín se quedaba fuera del podio y quedaba cuarto.

En Moto2 ningún español subía al podio y un Alex Márquez que llevaba un fin de semana impecable se caía a falta de 10 vueltas, con lo que la lucha por la victoria quedaba entre Morbidelli, Passini y Oliveira. El primero afianzaba aún más su liderato en la general llevándose la victoria en Aragón.

Y el plato fuerte del día llegaba con MotoGP. Este año no hubo exhibición de los cazas de la base aérea de Zaragoza. La carrera comenzaba con la Honda claramente favoritas y, aunque en carrera hubo algunas alternativas y más de un susto para Marc Márquez, finalmente se impuso con claridad a su compañero de equipo Dani Pedrosa. Completaba un podio totalmente español el piloto de Ducati Jorge Lorenzo. Desde nuestra grada 7 pudimos disfrutar de varios adelantamientos en la curva de entrada a meta que nos hicieron levantar de los asientos.




sábado, 5 de agosto de 2017

Ruta Portugal (VI)

Último día de viaje para cerrar el círculo de la Ruta a Portugal. Hoy hemos dormido en el Hostal El Aribel Longinos, sin duda el más humilde de todos los que hemos disfrutado estos días. El baño es compartido y las habitaciones más bien justas de tamaño. Eso si, tiene una agradable cafetería y espacio privado de sobra para dejar las motos, aunque no está cubierto. Cercedilla tampoco es una ciudad que tenga mucho de especial, pues está compuesta por segundas residencias de la gente de Madrid que viene a esquiar en invierno. No faltan, sin embargo, tiendas y restaurantes donde comer.

Madrugamos más que los días anteriores y salimos con las primeras luces, sobre todo para evitar las horas de calor que ayer sufrimos de manera extenuante en la segunda parte de la etapa. Comenzamos con un pequeño despiste que nos lleva por el Camino de Siete Picos hasta el apeadero del tren, donde tenemos que dar la vuelta y retomar la ruta correcta. Salimos de Cercedilla por la M-622 y a través de la M-608 nos adentramos en el Parque Natural de Cuenca Alta del Manzanares, pasando por Manzanares el Real y el embalse de Santillana, que a estas horas luce magnífico. El sol resulta muy molesto al darnos prácticamente de frente durante todo el rato.

Después de atarvesar Soto del Real y Guadalix, tomamos la N-320 hasta Torrelaguna. Pasamos la población de Patones y nos desviamos a la derecha, parando a respostar en Uceda. Decidimos no alargar la parada para tomar algo y aprovechar estas horas agradables de la mañana donde aún no aprieta el calor.

Seguimos atravesando pequeños pueblos castellanos hasta tomar la CM-1001 que nos deja en Jadraque. Y desde aqui bordeando la cara norte del Parque Natural Barranco del Río Dulce llegamos a Sigüenza, donde cerramos el círculo. Abandonamos la ciudad hace 6 días por la CM-110 y hoy llegamos a ella por la CM-1101.

Desde Sigüenza sólo nos queda llegar a Alcolea del Pinar y encarar el largo trayecto por la N-211 hasta Alcañiz. No sin antes disfrutar de un buen y merecido almuerzo en Molina de Aragón, en el bar La Alameda.

Dos horas más tarde completamos una ruta de verano más, compartida con Joaquín y esperando que queden muchos veranos por delante para disfrutar de viajar en moto, conocer sitios y conocer gentes que después quedarán plasmados en este blog.


viernes, 4 de agosto de 2017

Ruta Portugal (V)

Hay ciudades que a pesar de ser conocidas y reconocidas por sus monumentos y su historia siempre sorprenden cuando se visitan, por muchas maravillas de ella que te hayan contado. Y esto es justo lo que ocurre con Ciudad Rodrigo, donde su propio nombre ya incluye la grandeza que atesora entre sus murallas. Tiene una población de unos 13.000 habitantes y entre sus monumentos históricos destaca el castillo de Enrique II, actualmente convertido en parador de turismo. Es imprescindible también la visita de la catedral de Santa María, las murallas que rodean la ciudad y el edificio del Ayuntamiento.

Vista desde el hotel

Catedral de Santa María

Palacio de la Marquesa de Cartago

Castillo de Enrique II y Parador de Turismo

Vista del puente Mayor y el río Águeda

Ayuntamiento de Ciudad Rodrigo

Capilla de Cerralbo

Vista nocturna